Viaje a Tulum, entre la vida y la muerte, el film

Tulum Real Estate Information

Viaje a Tulum, entre la vida y la muerte

Publicado en 2011-02-28 en Cultura.UNAM Diario Digital

El 26 de febrero, en el marco del FICUNAM, se llevó a cabo la premier mundial de Viaje a Tulum (Reise nach Tulum) del director mexicano Eduardo Villanueva.
Viaje A Tulum
El abuelo Abraham es un viejo actor que se llama Hannes Stelzer

¿Cómo recordamos nuestros sueños? ¿A color o en blanco y negro? Y si el color fuera determinante (como lo es en efecto) en el modo en que percibimos las cosas; si el recuerdo vivo o desvaído, según sea el caso, pudiera darnos cuenta de nuestra vida transcurrida como una secuencia pálida y fría, o como la revelación centelleante que resume e intensifica nuestro paso por el mundo, el color, entonces ¿qué tanto nos dice acerca de soñarnos o sentirnos vivir realmente?

Se vale dormir porque, como dijo el propio cineasta, quien estuvo presente en la sala, Viaje a Tulum es “una película que habla entre sueños” y que nos muestra, desde la mirada subjetiva del protagonista, el íntimo devenir de la vida y de la muerte. Adan Neumann, un judío alemán de 33 años, es el futuro heredero de una gran compañía de construcción con sede en Berlín. Parece tener todo resuelto, una carrera exitosa, grandes ingresos económicos y una mujer hermosa, pero la enfermedad y la muerte de su abuelo, Abraham, lo ponen de bruces al vacío. Ya no importa lo que se tenga, siempre se puede conseguir más, sobre todo cuando se trata de dinero; sin embargo, la carencia profunda es un barril sin fondo que confunde para siempre el más y el menos, el arriba y el abajo. Es momento de aferrarse al espíritu y buscar un paraíso dentro sí mismo, pero ¿qué sucede, cuando “la única cosa que no podemos ver es a nosotros mismos”?

Viaje a Tulum el Filme
SINOPSIS This is a film almost entirely shot from the point of view of its main character, Adan Neumann, a German 33-year-old Jew who works for his family’s construction company in Berlin. Although he’s got everything he could need to be happy, Adan is profoundly unsatisfied and roams into deep spiritual questions. One day, Adan sees a publicity ad for Yucatan beaches on the Mexican Caribbean coast —“Travel to Tulum and discover Paradise.” Will Adan find what he is looking for? -------------AdanNeumann,a 33 year-old German Jew who works as an overseer for his family's company, finds that he is profoundly unsatisfied with his life and embarks on a quest for espiritual fulfillment. Insofar as he never appears physically, he takes on the tradicional role of the divine in relation to the viewers: He announces himself in the form of the subjetive, visual perspective and philosophical reflections, without ever fulfilling the physical manifestation promised by those announcements.- His charismatic and loving grandfather Abraham, encourages Adan to explore his existential angst by embracing the negative spirituality of the Jewish mystical kabalistic tradition. The fact that Abraham is suffering from the onset of Alzheimerś disease, however, makes it impossible for Adan to tell whether his grandfatherś increasingly allegorical way of speaking is an expression of heightened spiritual awareness or the mumblings of a madman. Later, Adan becomes increasingly paranoid and schizophrenic, his pursuit of spiritual awareness becomes more and more indistinguishable from a fall into madness. He embarks in a spiritual journey to the beaches of Tulum, Mexico where the natural beauty Director's Statement The film is shot almost entirely from the perspective of the main character, Adan Neumann. The subjective camera perspective indicates that the unnamed cause of Adan’s malaise is external, located in his impressions of the world around him. It is the contemporary world itself that is lacking in spirituality and Adan’s quest is not merely personal, but concerns the restoration of spirituality to the world into which he has been born. The subjective perspective further emphasizes this dimension of the story by both forcing the viewers to identify visually with Adan’s search, and alienating them from Adan as an individual character. He is a “ flaneur” in all the sense of the word, for him the city is more a mental image than a place for interaction and commitment. A real sight, in which the main character can be reflected and can be one- together with the audience. See ourselves feeling or feel ourselves seeing, to weigh our experiences from a “ third party” point of view-via double perspective ( the eye of the camera ) making the audience móvil and dynamic, the film should have an impact on you and you on it, so it contains a certain element of unpredictability; in that way we can maintain a feeling of presence at very deep figurative levels, obtaining a sensorial experience, we could say “ hyper-real”. My work aimes at public involment. Vertov used to Work in the way that the whole become confused with the infinite conjoint of the matter, and the interval with an eye within the matter, the camera.

 

La propuesta de Eduardo Villanueva gira en torno a este cuestionamiento que, entre otras cosas, produce esa “encarnación” del espectador en el personaje, originada por la perspectiva de la cámara que nunca abandona los ojos de Adan. Lo único que se puede escuchar y ver de él es su voz y sus manos. Nada más nos guía a través de esta exploración cinematográfica, rica en intertextualidades, seductora en imágenes y en la que pueden intuirse los pasajes de La Biblia, de La Cábala, del Así habló Zaratustra de Nietzsche y hasta del Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll. Todo en nombre de la subjetividad y la mirada.

Se trata de un sondeo del individuo con el ojo filosófico y la alquimia de un lenguaje visual arriesgado, pero no desperdiciado. Una película hablada en alemán (situación justificada por la historia), con un enfoque cultural europeo, pero con una sensibilidad más del nuevo que del viejo continente. Un viaje de dieciocho años de gestación, consumado en esta primera proyección y que fue financiado por la bolsa misma de un director que no duda en afirmar su gusto por “recorrer las ruinas de la Historia”, hasta encontrarse con Adan, nombre del “primer y, tal vez, el último de los hombres”.

Al final, la pregunta en inglés de uno de los espectadores hizo responder a Villanueva, también en inglés, algo que puede arrojar nuevas luces para entender su filme y que, a falta de una traducción o interpretación oficial, entendimos más o menos así: “el artista es un hombre herido que al crear un poema visual busca encontrar una cura”.

Sólo podemos esperar que, la próxima vez que se proyecte, las fallas técnicas no sean tan oscuras y permitan apreciar aún más el significativo contraste entre el color y el blanco y negro. Así el director y el público asistente evitarán la molestia y el reproche.

Viaje a Tulum volverá a exhibirse el próximo miércoles 2 de marzo, una vez más en el auditorio del MUAC, en punto de las 16 horas. Incluida en Ahora México, una de las cuatro secciones de exhibición del FICUNAM, su proyección es una oportunidad interesante para acercarse a la pluralidad, cada vez mayor, del cine de arte de la cinematografía nacional contemporánea.

Raúl Ulises Ontiveros

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s